Sesionbes Bibliográficas. 01 de Enero de 1996 (7)

Los conocimientos sobre el mecanismo de acción del flúor para la prevención de la caries dental han evolucionado. Antes se creía que la acción del flúor se basaba en su incorporación al esmalte durante la mineralización preeruptiva de los dientes, por lo que se recomendaba utilizar suplementos de flúor ya durante la lactancia. Actualmente, los expertos están de acuerdo en que lo esencial de la acción del flúor consiste en un efecto tópico que se ejerce sobre los dientes que ya han salido y que, por lo tanto, la prescripción de fluor no está justificada antes de los 3 años. Pasada esta edad el suplemento no tiene porque ser sistemático, sino que se ha de evaluar individualmente en función de los aportes de flúor adicionales. Por esta razón, no se necesita ningún suplemento en las regiones donde el agua para beber contiene más de 0,5 mg/l de fluor o en el caso de que en la familia se use una sal de cocina fluorada. También deben tenerse en cuenta las costumbres buco-dentales de la familia (dentífricos o gargarismos con fluor, aplicación de gel por el dentista). En cualquier caso, el aporte diario total de flúor (alimentación + productos dentales + suplementos ) no debe sobrepasar 2 mg/d, para evitar el peligro de una fluorosis (que se manifiesta por la aparición de rayas o manchas blanquecinas sobre toda la superficie dental).
Palabras claves:
  • TOXICIDAD
  • CONSEJOS
  • SUPLEMENTOS
  • PREVENCION
  • DOSIS
  • INDICACIONES
  • RECOMENDACIONES
  • LACTANTES
  • CARIES

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.