Sesionbes Bibliográficas. 01 de Enero de 1996 (7)

Un efecto adverso poco conocido de la heparina es su efecto hiperpotasémico, que se debe a una disminución de la secreción de aldosterona. Se han observado unos 20 casos aislados de hiperpotasemia ( 6 mmol/l) en pacientes tratados con heparina sin fraccionar. En casi todos ellos se daban uno o más factores que favorecían la hiperpotasemia: insuficiencia renal, diabetes, administración concomitante de fármacos hiperpotasémicos. En la mayoría de los casos la hiperpotasemia se diagnosticó en un término de 17 días y remitió durante los 5 días que siguieron a la suspensión de la heparina. En diversos ensayos clínicos se han observado elevaciones de potasemia tanto con heparina sin fraccionar como con heparinas de bajo peso molecular ( HPBM ). La hiperpotasemia debida a la heparina no es excepcional a pesar de los escasos casos publicados y de acuerdo con algunos estudios, podría afectar al 7-8% de los pacientes tratados. Pocas veces es grave y se presenta especialmente en personas de riesgo. En la práctica, durante los tratamientos con heparina sería conveniente controlar la potasemia en los pacientes siguientes: personas con insuficiencia renal, diabéticos y pacientes que tomen un medicamento con efecto hiperpotasémico (especialmente diuréticos ahorradores de potasio , IECA , AINE ).
Palabras claves:
  • ASOCIACIONES
  • EFECTOS-ADVERSOS
  • RIESGOS
  • MONITORIZACION
  • INTERACCIONES

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.