Sesionbes Bibliográficas. 01 de Enero de 1996 (7)

Al interrumpir súbitamente un tratamiuento de larga duración pueden aparecer procesos tales como recurrencia, efecto rebote y síndrome de abstinencia.

También algunos medicamentos que no necesitan receta, como laxantes estimulantes o descongestionantes nasales, pueden provocar problemas al suspender tratamientos prolongados y por ello debe evitarse su uso continuado. Asimismo, la interrupción súbita de un tratamiento antiepiléptico puede desencadenar crisis convulsivas.

La retirada del fenobarbital y la primidona requieren una atención especial, ya que incluso aunque se realice lentamente, pueden aparecer problemas al suspender las últimas dosis.

Los antidepresivos provocan efectos colinérgicos de rebote e hiperactividad noradrenérgica, que se pueden prevenir reduciendo la dosis no más del 25% cada 1-2 semanas.

La suspensión de benzodiazepinas, sobre todo de acción corta, debe ser lenta y gradual.

La administración de fenotiazinas, butirofenonas y otros neurolépticos no debe interrumpirse bruscamente ya que puede agravar el síndrome psicótico.

Se han producido síntomas graves al suspender el tratamiento en pacientes que tomaban 20-40 mg de furosemida para la insuficiencia cardíaca.

La ergotamina utilizada para la migraña puede crear un círculo vicioso, y su uso debe limitarse a dos días por semana y no utilizarse para cefaleas no migrañosas.

Palabras claves:
  • ANTIEPILEPTICOS
  • DESCONGESTIONANTES
  • LAXANTES
  • MIGRAÑA
  • NEUROLEPTICOS
  • PRECAUCIONES
  • RECOMENDACIONES
  • RIESGOS

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.