Sesionbes Bibliográficas. 01 de Enero de 1996 (7)

La crisis de asma se define por unas características clínicas (tos, ahogo, silbidos, opresión torácica, esfuerzo al espirar) y por un flujo espiratorio máximo (FEM) inferior al 80% de la mejor puntuación del paciente o de su puntuación teórica. Todos los asmáticos deberían tener un plan de acción establecido de acuerdo con su médico y una prescripción que le permita proveerse en cualquier momento de los medicamentos necesarios. El tratamiento precoz de cualquier crisis de asma se basa como primera elección en los beta-2-estimulantes inhalados de acción breve (tipo salbutamol ) a razón de 2-4 aspiraciones espaciadas en unos minutos y repetidas, si es necesario, hasta tres veces durante la primera hora. * CRISIS LIGERA: el tratamiento precoz basta para aliviar los síntomas y para situar de forma estable el FEM por encima del 80%. Volver a usar el beta-2-estimulante a demanda cada 3-4 h durante 24-48 h y contactar con el médico para instrucciones ulteriores. * CRISIS DE INTENSIDAD MEDIA: la respuesta al tratamiento precoz es incompleta (FEM entre 60-80%). Continuar con la inhalación espaciada de beta-2-estimulantes como en la crisis ligera, tomar una primera dosis de corticoide oral (ej. prednisolona 0,5-1 mg/kg) y consultar al médico antes de la noche siguiente. * CRISIS SEVERA: la respuesta al tratamiento precoz no es suficiente y se mantienen síntomas agudos (dificultad para hablar, alimentación imposible en el niño, sibilancias importantes, FEM <60%). Proseguir con la inhalación espaciada de beta-2-estimulantes como en la crisis ligera, pero con un aerosol-dosificador provisto de una cámara de inhalación (los otros dispositivos no están adaptados a este estado) tomar una primera dosis de corticoide como en la crisis moderada y consultar rápidamente con el médico. Después de la crisis la mejoría suele ser progresiva. Entonces los beta-2- estimulantes inhalados de acción breve deben utilizarse durante algunos días (a demanda, cada 3-4 horas como máximo) para mantener la mejoría de los síntomas y del FEM. Si se ha empezado a tomar un corticoide oral, debe proseguirse durante 3-10 días en función de la gravedad y de la evolución clínica. (NdlR: a continuación puede interrumpirse bruscamente, sin necesidad de disminución progresiva). TRATAMIENTO DEL ASMA AGUDA GRAVE Los principales signos clínicos del asma aguda grave son: dispnea (con dificultad para hablar y para toser e imposibilidad de permanecer en posición de decúbito, cianosis, sudores, agitación, una frecuencia respiratoria superior a 30/min, una frecuencia cardíaca superior a 120/min y un flujo espiratorio máximo inferior al 30% del flujo teórico o de la mejor puntuación del paciente. La crisis de asma aguda grave es potencialmente mortal y requiere una intervención médica urgente. Su tratamiento se basa en la administración de un beta-2- estimulante de acción corta ( salbutamol o terbutalina en general) a posología alta (en nebulización con ayuda de un compresor o por vía s.c. si no se dispone de dicho equipamiento) y de un corticoide (por vía oral o i.v.) y en una oxigenoterapia con máscara de caudal fuerte, lo antes posible. Si el estado clínico del paciente no mejora y el flujo espiratorio no aumenta a 60 l/min por lo menos en un plazo de 20-30 minutos después del tratamiento inicial (beta-2-estimulante + corticoide), es necesario transportarlo en ambulancia para un tratamiento en medio hospitalario. También se recomienda una breve hospitalización para controlar a los pacientes que mejoren rápidamente después del tratamiento inicial.
Palabras claves:
  • SINTOMAS
  • CORTICOIDES
  • HOSPITAL
  • OXIGENO
  • URGENCIA
  • BETA-ADRENERGICOS
  • MONITORIZACION

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.