Sesión Bibliográfica Semanal. 01 de Enero de 1998 (9)

Los supresores del apetito han sido un grupo de fármacos de gran éxito y difusión en la década de los 90. Sobretodo, desde 1992, en que se demostró la eficacia adelgazante de la fenfluramina y posteriormente de la dexfenfluramina. Se calcula que en 1997 hubo 14 millones de prescripciones de este grupo de fármacos. Enseguida aparecieron problemas por el uso de estos derivados: en primer lugar se asociaron a hipertensión pulmonar y, posteriormente, a insuficiencia valvular cardíaca, regurgitación aórtica y/o mitral. La incidencia de patología valvular varía según los estudios y la duración del tratamiento, pero se ha descrito que puede llegar hasta el 20-30%. Este hecho obligó a muchos países, incluida España, a retirar la fenfluramina y dexfenfluramina del mercado. Un tiempo después han surgido nuevos interrogantes: se hipotetiza que la obesidad también es un factor de riesgo para el desarrollo de afectación valvular y se sugiere que la asociación de fenfluramina y dexfenfluramina a la insuficiencia valvular depende de la duración del tratamiento. Según ello, cortos periodos de tiempo pueden ser seguros.
Palabras claves:
  • TOXICIDAD
  • DEXFENFLURAMINA
  • FENFLURAMINA
  • RIEGOS
  • ADELGAZANTES
  • EFECTOS-ADVERSOS

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.