Sesión Bibliográfica Semanal. 01 de Enero de 1998 (9)

El diurético de elección para reducir el edema en pacientes con cirrosis es la espironolactona, ya que la causa principal de este edema es el hiperaldestorismo secundario que se desarrolla con la cirrosis. La espironolactona produce una diuresis moderada, que es el efecto deseable en este tipo de pacientes. Si el paciente requiere otros diuréticos adicionales, la espironoloactona debe mantenerse. La dosis inicial recomendada de espironolactona es de 50 mg/día. La dosis puede incrementarse hasta 400 mg al día, aunque a veces a partir de 200 mg al día pueden aparecer problemas de tolerancia. La espironolactona posee una eliminación muy lenta, por lo tanto, una sola administración al día es adecuada. Si las dosis máximas de espironolactona no consiguen una diuresis adecuada puede adicionarse al tratamiento una tiazida, y si aún no es suficiente se añadirá un diurético del asa, sin suspender ninguno de los anteriores. Ver ficha: Diuréticos. Efectos adversos e interacciones.
Palabras claves:
  • DOSIS
  • ELECCION
  • ESPIRONOLACTONA
  • ASOCIACION
  • TIAZIDA

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.