Sesión Bibliográfica Semanal. 01 de Enero de 1998 (9)

La enfermedad de Crohn es una alteración inflamatoria intestinal crónica, cuya incidencia está incrementando, especialmente en los países desarrollados. Existen pocos tratamientos efectivos en la fase activa de la enfermedad de Crohn y ninguno totalmente aceptado como efectivo en la terapia de mantenimiento. La prednisona y prednisolona son las terapias más efectivas, pero sólo en la fase de inducción de la remisión y poseen muchos efectos adversos. Debido a sus toxicidad se reservan a pacientes con enfermedad de moderada a grave. La budesonida es un glucocorticoide con gran actividad tópica y que se absorbe poco. Se ha demostrado que la budesonida es tan eficaz como la prednisona en la inducción de la remisión de la enfermedad de Crohn, con muchos menos efectos adversos. Parece que la budesonida, además, puede prolongar la remisión, aunque faltan por ahora más estudios que lo avalen. Otros avance realizado en la terapia es que la lenta respuesta a la azatioprina puede acelerarse administrando una dosis de carga por vía intravenosa. El metotrexato se acepta como una alternativa para aquellos pacientes con enfermedad refractaria o dependiente de corticoides, o para aquellos que no toleran mercaptopurina. El ciprofloxacino, solo o asociado a metronidazol, ha demostrado efectos beneficiosos en la fase activa del Crohn. Sin embargo, la curación completa de la enfermedad de Crohn sólo parece posible cuando se identifiquen los factores genéticos y ambientales que la causan.
Palabras claves:
  • COMPARACION
  • BUDESONIDA
  • AZATIOPRINA
  • EFICACIA
  • TRATAMIENTO
  • CORTICOIDES
  • EFECTOS-ADVERSOS
  • INMUNOSUPRESORES

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.