Sesión Bibliográfica Semanal. 01 de Enero de 1998 (9)

La base del tratamiento de la hipopotasemia es la administración de suplementos de potasio. Debe tenerse en cuenta que los suplementos de potasio son una de las causas más frecuentes de hiperpotasemia, sobretodo si se administran por vía intravenosa, que debe evitarse siempre que sea posible. El potasio oral es más seguro, ya que se absorbe lentamente. Los suplementos de potasio deben administrarse a dosis moderada, por vía oral, y durante un periodo de días o semanas. Es difícil calcular la dosis de potasio necesaria, sobretodo si la causa de la pérdida se mantiene. Se considera que un tratamiento con diuréticos debe asociarse a 40 -100 mmol de potasio al día o a un diurético ahorrador de potasio (amilorida, triamtereno o espironolactona). El riesgo de producir hiperpotasemia es elevado y potencialmente grave, sobretodo en pacientes con diabetes o insuficiencia renal. La forma más segura de prevenir la hipopotasemia es asegurando una ingesta dietética rica en potasio, aunque a veces no es suficiente. Alimentos ricos en potasio: Contenido en potasio máximo (>1000 mg - 25 mmol/100g): higos secos, melaza, algas. Contenido muy alto en potasio (>500 mg-12.5 mmol/100g): frutos secos (dátiles, ciruelas, almendras, cacahuetes…), aguacates, salvado. Contenido alto en potasio (> 250 mg -6.2 mmol/100 g): vegetales (espinacas, tomates, zanahorias, coliflor, brócoli, patatas, remolacha), frutas (banana, kiwi, naranja, mango) y carne (cordero, ternera, cerdo)
Palabras claves:
  • ADMINISTRACION
  • SUPLEMENTOS
  • DIETA
  • SUPLEMENTOS
  • ALIMENTOS
  • POTASIO
  • CONTENIDO
  • DOSIS

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.