Sesión Bibliográfica Semanal. 01 de Enero de 1998 (9)

Para el tratamiento del acné los fármacos de elección durante el embarazo son eritromicina, clindamicina y peróxido de benzoilo, todos ellos por vía tópica. Como alternativa puede administrarse eritromicina sistémica o tretinoína tópica. La isotretinoina está contraindicada. La rinitis alérgica puede tratarse durante el embarazo con corticoides tópicos, cromoglicato y descongestionantes nasales. Por vía sistémica pueden administrarse antihistamínicos como difenhidramina, dimenhidrinato o astemizol. En el caso de estreñimiento, han demostrado ser seguros, la glicerina, el sorbitol, la lactulosa, el aceite mineral, el hidróxido de magnesio y el docusato sódico. La tos puede tratarse durante el embarazo, con difenidramina, codeína o dextrometorfano. Los antidepresivos tricíclicos y la fluoxetina han demostrado ser seguros durante el embarazo. La diabetes puede tratarse con insulina, preferiblemente humana. Los hipoglicemiantes orales deben evitarse. Los fármacos de elección para el tratamiento de la cefalea durante el embarazo son paracetamol, codeína o dimenhidrinato. La aspirina y los AINEs deben evitarse durante el tercer trimestre. El labetalol y la metildopa son los fármacos de elección en la hipertensión. Como alternativa pueden utilizarse beta-bloqueantes, prazosin o hidralacina. Deben evitarse los IECA. Para tratar las náuseas y vómitos el fármaco recomendado es la doxilamina. La úlcera péptica puede tratarse con antiácidos, hidróxido de magnesio o aluminio, carbonato cálcico o ranitidina.
Palabras claves:
  • LAXANTES
  • DOLOR
  • DIABETES
  • ANTIHISTAMINICOS
  • ACNE
  • ANALGESICOS
  • ALTERNATIVAS
  • RIESGOS
  • HIPERTENSION
  • DEPRESION
  • PRECAUCIONES
  • DESCONGESTIONANTES

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.