Sesionbes Bibliográficas. 01 de Enero de 1996 (7)

En el tratamiento de la diarrea es básica la rehidratación, con la reposición de electrolitos por vía oral o intravenosa si fuera preciso. Una solución casera hidratante puede ser la formada por: 4 cucharadas soperas de azúcar 3/4 cucharadita de sal 1 cucharadita de bicarbonato 1 taza de zumo de naranja 1 litro de agua Los pacientes de mayor riesgo de sufrir deshidratación son los lactantes y ancianos. Los fármacos utilizados son: absorbentes (carbón activo, pectina, hidróxido de aluminio, caolín, trisilicato de magnesio, bismuto, etc.) , protectores de la mucosa (carbón, carbonato de calcio y caolín), astringentes vegetales (taninos), inhibidores de la motilidad intestinal (opiáceos, tipo loperamida), resinas de intercambio iónico (resincolestiramina), enlentecedores del cambio y antibióticos (ampicilina, trimetoprim, sulfametoxazol, tetraciclinas...). La dieta antidiarréica debe ser rica en proteínas y calorías, poco copiosa y frecuente, con alimentos blandos o triturados y a temperaturas no extremas. Se recomienda zanahoria, arroz y yogur. Las medidas higiénicas son básicas en la prevención de diarreas.
Palabras claves:
  • NIÑOS
  • DIETA
  • SUPLEMENTOS
  • REHIDRATACION
  • RIESGO
  • FORMULA
  • ANCIANOS
  • RECOMENDACIONES
  • LACTANTES

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.