Sesionbes Bibliográficas. 01 de Enero de 1996 (7)

Dispepsias intestinales: 1. De fermentación, caracterizada por meteorismo, heces pastosas, claras y espumosas. Causada por excesivo consumo de hidratos de carbono. La dieta es fundamental. En la fase aguda, iniciar dieta hídrica (12-48 horas), después, durante varios días reducir drásticamente los hidratos de carbono y recomendar una alimentación rica en proteínas (carnes, hígado, pescado, caldo, huevos y quesos). Poco a poco se permitirán cantidades moderadas de glúcidos con poco residuo: harinas finas, sopas, puré de patatas, pan blanco o tostado y galletas. En la fase crónica evitar alimentos con residuos tipo celulosa (col, coliflor, habas, granos, frutas crudas, pan integral) y restringir el azúcar. 2. De putrefacción, produce heces alcalinas fétidas. Causada por exceso de materiales proteicos en colon. El tratamiento más importante en este caso es el farmacológico ya que suele coexistir deficiencia enzimática o clorhidropépsica. La dieta recomendada debe ser pobre en proteínas, rica en glúcidos y con pocos residuos. En la fase aguda debe darse dieta hídrica durante 24 horas, seguir con dieta suave a base de sopas o papillas de harinas finas, cremas vegetales, arroz cocido, puré de patatas, pan tostado, bizcochos, yogur, frutas cocidas, compotas y mermeladas; después paulatinamente ir introduciendo alimentos proteicos bien cocinados. Hasta que remitan los síntomas deben prohibirse los condimentos, bebidas heladas, extractos de carne, infusiones concentradas y bebidas alcohólicas.
Palabras claves:
  • RECOMENDACIONES
  • ALIMENTOS

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.