Sesión Bibliográfica Semanal. 01 de Enero de 1998 (9)

Hasta bien entrada la década de los 90, que empezaron a aparecer las vacunas de la hepatitis A, la profilaxis se realizaba con inmunoglobulinas (con IgG anti Hepatitis A). Las inmunoglobulinas, se administran por vía intramuscular, producen una protección inmediata que dura de 4-6 meses y son eficaces en el 90% de los casos. Los efectos adversos son leves , con dolor transitorio en el lugar de la inyección. Las vacunas desarrolladas para la prevención de la hepatitis A son de 2 tipos: - de virus vivos atenuados, utilizadas fundamentalmente en países en vías de desarrollo, con una protección del 100% durante 4 años. - de virus inactivados, habitual en los países desarrollados. La vacuna no se recomienda en menores de 2 años. Produce una protección del 95-100%. La administración de 2 dosis de vacuna (separadas 6 meses o 1 año) confiere inmunidad de 10 años, por lo menos. La política de vacunación depende de cada país, pero lo más recomendable es que todos los niños mayores de 2 años se vacunen. Si esto no es posible, por lo menos los de alto riesgo: los de regiones de elevado índice de hepatitis A, viajeros a países donde es endémica (Caribe, Asia, Africa), pacientes con patología hepática crónica, pacientes que requieren transfusiones de derivados sanguíneos (hemofílicos), cuando hay un brote y profesional sanitario en contacto (laboratorios, quirófanos..).
Palabras claves:
  • NIÑOS
  • TRANSMISION
  • VIAJEROS
  • VACUNA
  • PROTECCION
  • CONTAMINACION
  • DOSIS

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.