Sesionbes Bibliográficas. 01 de Enero de 1996 (7)

La pérdida de dientes en el adulto modifica la cavidad bucal en estructura y funciones. Para subsanar este problema es importante reemplazar el diente caído con una prótesis fija (con una incrustación, si la raíz persiste, o mediante un puente o un implante sobre el hueso), móvil (se apoyan en las encías, paladar y sobre los dientes mediante ganchos metálicos) o extraíble (se apoyan en la encía y/o en dientes restantes). Es aconsejable quitar la prótesis por la noche y dejar descansar los tejidos de sostén. Higiene de la prótesis: cepillado después de cada comida y por la noche, antes de ponerla en remojo. Existen cepillos especiales para prótesis. Hay que evitar la utilización excesiva de adhesivos o fijadores de prótesis, ya que a veces se usan para suplantar los desajustes que se producen entre prótesis y encía, que irían incrementando, en vez de revisar y ajustarlo el dentista. Debe recordarse al paciente que el proceso de adaptación a una nueva prótesis dental puede durar 15 días y existe un exceso de salivación, normal y transitorio, una sensación rara en la lengua y molestias de mayor o menor intensidad que requieren un proceso de adaptación, hasta que se habitúa a hablar, masticar y tragar. Debe vigilarse que la prótesis no esté mal ajustada y provoque ulceraciones. En caso que se presenten aftas o heridas bucales puede recomendarse el uso de antisépticos bucales tópicos o enjuagues con agua oxigenada diluída o colutorios. En determinados pacientes, el dentista puede prescribir antibióticos.
Palabras claves:
  • COMPLICACIONES
  • RECOMENDACIONES
  • FIJADORES
  • CONSEJOS
  • ANTIBIOTICOS
  • HIGIENE

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.