Sesión Bibliográfica Semanal. 01 de Enero de 1996 (7)

En cualquiera de los tipos de diabetes, y sea cual sea su tratamiento, insulina o antidiabéticos orales, la dieta equilibrada ayuda al control de las glicemias. Pauta dietética para diabetes no insulinodependiente en un paciente con peso normal: se pretende un ahorro de insulina disminuyendo los hidratos de carbono en la dieta -aporte máximo 50% de calorías en forma de carbohidratos-, controlando el aporte calórico, con restricción de azúcares de absorción rápida, y con una dieta rica en fibra. En un paciente con exceso de peso, la dieta debe ser hipocalórica y se recomienda practicar ejercicio suave y regularmente. En pacientes con diabetes insulinodependiente debe existir coordinación entre la ingesta de carbohidratos y la pauta de insulina, haciendo coincidir la máxima concentración de glucosa con la máxima concentración de insulina. El aporte calórico será el necesario para mantener el peso normal, restringiendo los azúcares de absorción rápida. Los hidratos de carbono deben aportar el 55% de las calorías. La dieta debe ser rica en fibra y administrada con regularidad horaria.
Palabras claves:
  • COMPLICACIONES
  • EJERCICIO
  • DIETA
  • FIBRA
  • MONITORIZACION
  • DIABETES
  • ALIMENTOS

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.