Sesión Bibliográfica Semanal. 01 de Enero de 1998 (9)

Se evalúa el patrón de uso de antihipertensivos en España, a través de la dispensación en oficinas de farmacia con cargo a la seguridad social. El consumo de antihipertensivos incrementó desde 34,8 DHD (Dosis diarias por 1000 habitantes y día) en 1985 a 103,6 DHD en 1995. Los IECA y los antagonistas del calcio explican el 89% del incremento total. Los diuréticos y beta-bloqueantes fueron los más consumidos en 1985, sustituidos por los IECA y los antagonistas del calcio en 1995. El IECA más consumido fue el enalaprilo. De los antagonistas del calcio el más usado fue el nifedipino y en 1995 el 85% de los usuarios lo tomaba en formas retard. El que más incrementó fue el amlodipino. Los beta-bloqueantes más prescritos fueron los cardioselectivos atenolol y bisoprolol; de los no selectivos el propranolol. El consumo de diuréticos se mantuvo sin apenas modificaciones. Los más usados fueron los de bajo techo (clortalidona e indapamida) y las asociaciones (hidroclorotiazida + amilorida). La mayor parte del consumo de tiazidas se realizó en 1995, solas o asociadas a ahorradores de potasio. La controversia aparecida sobre la seguridad de los antagonistas del calcio (nifedipino) ha tenido un impacto nulo sobre su consumo. La prevalencia de la hipertensión en España se sitúa en el 20-30% de la población adulta, en el estudio realizado se calcula una prevalencia de uso de antihipertensivos del 5% en 1985 y del 12% en 1995. Las directrices de tratamiento de la hipertensión en España permiten la seleción del fármaco más adecuado a cada paciente de cualquiera de los antihipertensivos, pero la evidencia científica sitúa en primera línea los diuréticos y los betabloqueantes, tal como recomienda el Joint National Committee norteamericano. Ello supondría un coste económico muy inferior.
Palabras claves:
  • DIURETICOS
  • RECOMENDACIONES
  • ELECCION
  • CONSUMO
  • IECAS
  • CALCIO-ANTAGONISTAS
  • BETABLOQUEANTES

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.