Sesión Bibliográfica Semanal. 01 de Enero de 1998 (9)

La hipertensión arterial se presenta en los países desarrollados con una prevalencia del 20%. Si no se trata aumenta la probabilidad de enfermedad cardiovascular y renal temprana. El Joint National Committee (USA) recomienda iniciar tratamientos con diuréticos o beta-bloqueantes (únicos que han demostrado disminución de la morbilidad y mortalidad), excepto si hay patología asociada. Según directrices de la OMS, todos los fármacos están en la primera línea de tratamiento, igual que en las directrices españolas. Los diuréticos favorecen el efecto antihipertensivo de la mayoría de fármacos, pero en los jóvenes responden menos. Todos los antihipertensivos, menos los alfa-bloqueantes, pueden producir impotencia sexual, especialmente los diuréticos. Las tiazidas deberían usarse a dosis bajas y asociadas a ahorradores de potasio. En insuficiencia renal es mejor el uso de diuréticos del asa. Los betabloqueantes son de elección tras un infarto de miocardio, en angina, taquicardia, glaucoma, ansiedad, temblor y cardiomiopatía, pero están contraindicados en broncoespasmo, insuficiencia cardíaca grave, bloqueo aurículo ventricular y diabetes con hipoglicemias. Los alfa-bloqueantes están indicados en hiperlipemias y prostatismo. Los IECA se usarán en insuficiencia cardíaca congestiva, nefropatía diabética y postinfarto con compromiso ventricular, y con precaución en insuficiencia renal y con otros fármacos que producen hiperpotasemia. Los antagonistas de la angiotensina tienen un perfil similar a los IECA, con menos efectos adversos. Los antagonistas del calcio son útiles en coronariopatía isquémica, migraña, miocardiopatía hipertrófica e hipertensión pulmonar, se recomiendan las de acción larga. Ver ficha: Antihipertensivos. Eficacia y cumplimiento en la terapia antihipertensiva.
Palabras claves:
  • COMPARACION
  • CALCIO-ANTAGONISTAS
  • RECOMENDACIONES
  • EFECTOS-ADVERSOS
  • DIURETICOS
  • ELCCION
  • BETA-BLOQUEANTES
  • IECA

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.