Sesión Bibliográfica Semanal. 01 de Enero de 1996 (7)

La población geriátrica es especialmente susceptible a sufrir problemas relacionados con los medicamentos, debido a los cambios farmacocinéticos que sufren con la edad y al incremento del número de fármacos que toman. Clásicamente se han considerado un grupo de fármacos cuyo uso en la edad geriátrica es inadecuado, debido al perfil de efectos adversos. Entre estos medicamentos inapropiados se encuentran los antidepresivos con potente acción anticolinérgica, los tratamientos inefectivos para la demencia, benzodiazepinas e hipoglicemiantes orales de acción larga, dipiridamol, algunos AINEs, relajantes musculares, antiespasmódicos y antihipertensivos. Actualmente, se considera que no sólo debe hacerse una selección adecuada, sino que, para evitar efectos adversos, se debe estar alerta de los riesgos y beneficios del tratamiento a través de un plan de monitorización que permita valorar la eficacia y toxicidad. El uso racional de fármacos en geriatría incluye la selección del medicamento más adecuado, la dosis ajustada a las características del paciente y un plan de seguimiento y monitorización de los efectos adversos y terapéuticos.
Palabras claves:
  • ANCIANOS
  • RECOMENDACIONES
  • DOSIS
  • INTOXICACIONES
  • MONITORIZACION

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.