Sesionbes Bibliográficas. 01 de Enero de 1996 (7)

La enfermedad coronaria está asociada a varios factores de riesgo. Entre ellos se incluyen antecedentes familiares, niveles séricos de colesterol elevados, niveles séricos de lipoproteinas de alta densidad bajos (HDL), tabaco, hipertensión, obesidad, diabetes, inactividad y posiblemente concentraciones elevadas de hierro almacenado. Para la prevención de patología coronaria se recomienda disminuir los factores de riesgo. Los niveles de colesterol se pueden disminuir eficazmente con dieta y fármacos. Con ello se ha visto una reducción de la mortalidad por enfermedad coronaria en un 15%, sobre todo en pacientes jóvenes y en prevención secundaria. La disminución de los niveles de colesterol también se ha visto asociada a riesgo de muerte por cáncer y por infarto. Parece existir un incremento del riesgo de cáncer gastrointestinal, de pulmón, hígado, linfático y hematopoyético al disminuir los niveles de colesterol. El clofibrato se ha asociado a un incremento de cáncer rectal. Hasta que no existan más datos sobre esta posible asociación debe actuarse con precaución en la terapia agresiva de disminución de colesterol en aquellos pacientes con mayor riesgo de padecer cáncer que enfermedad coronaria. El uso de niacina parece asociado a un incremento de muertes violentas o accidentales. Podría deberse a los cambios de humor, depresión y comportamiento agresivo que se ha relacionado con la disminución de los niveles de colesterol. Deben monitorizarse los cambios de humor durante el tratamiento para disminuir el colesterol. El riesgo de accidente vascular hemorrágico parece incrementar con niveles bajos de colesterol, sobre todo por el uso de fibratos y en mayores de 70 años.
Palabras claves:
  • TRATAMIENTO
  • CLOFIBRATO
  • EFECTOS-ADVERSOS
  • DIETA
  • PREVENCION

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.