Sesión Bibliográfica Semanal. 01 de Enero de 1996 (7)

Un 40% de pacientes hipertensos requieren más de un fármaco para conseguir el control de la tensión arterial, ya que no se consigue con el primer medicamento seleccionado a dosis máximas o no se puede aumentar la dosis por presentarse intolerancia. La terapia combinada de antihipertensivos ofrece la ventaja de poder usar dosis inferiores de cada medicamento evitando la aparición de efectos adversos relacionados con la dosis. Los antagonistas del calcio están indicados en el tratamiento de la hipertensión, angina y arritmias. No afectan al metabolismo de la glucosa ni al de los lípidos. Además presentan pocos efectos adversos. Algunos pacientes tratados con antagonistas del calcio en monoterapia a dosis máximas toleradas requieren la adición de otro fármaco, y por sus características, están contraindicados otros grupos farmacológicos. Existe experiencia de tratamiento de isquemia cardíaca con dos antagonistas del calcio con resultados positivos. La asociación se basa en una dihidropiridina (nifedipino o felodipino) con diltiazem. La experiencia es mucho más limitada en el tratamiento de la hipertensión. Existen algunos estudios que sugieren que la asociación de verapamilo o diltiazem con una dihidrobenzpiridina (nifedipino, nitrendipino o amlodipino) mejoran el control de la hipertensión. Hasta el momento actual debe considerarse una alternativa a investigar.
Palabras claves:
  • DILTIAZEM
  • NITRENDIPINO
  • DOSIS
  • RECOMENDACIONES
  • MONITORIZACION
  • FELODIPINO
  • ASOCIACION
  • VERAPAMILO
  • AMLODIPINO
  • NIFEDIPINO

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.