Sesión Bibliográfica Semanal. 01 de Enero de 1998 (9)

La onicomicosis en una infección común de las uñas que causa un impacto sustancial en la calidad de vida de los pacientes. Los organismos más frecuentemente asociados son los dermatofitos. El diagnóstico se realiza por la presentación clínica (hiperqueratosis, oscurecimiento y separación de la uña por los márgenes), extensión y tinción con hidróxido potásico y cultivo de muestras de tejido o uñas. El tratamiento tópico queda limitado a onicomicosis superficiales. En la mayoría de casos debe realizarse tratamiento oral. El tratamiento de elección ha sido durante muchos años la griseofulvina, pero su eficacia es relativa y la aparición de nuevos antimicóticos la han desplazado. Las alternativas terapéuticas actuales son: fluconazol (no existe demasiada experiencia), itraconazol y terbinafina (ambos de eficacia bien demostrada). La tolerancia de estos fármacos es buena, pero debe tenerse precaución con las interacciones de los derivados imidazólicos. Con los datos actuales, la terbinafina parece el fármaco más coste-efectivo para onicomicosis por dermatofitos (250 mg/día, durante 6 o 12 semanas para infección en manos o pies, respectivamente). El itraconazol es la mejor alternativa para la infección documentada por Cándida. Debe recomendarse al paciente un cuidado especial de las uñas: mantenerlas cortas y limpias, evitar traumas e irritantes, utilizar guantes de algodón para trabajos manuales en seco y de vinilo para trabajos con agua, usar instrumentos distintos para el cuidado de las uñas enfermas que de las uñas sanas y aplicar a diario polvos antimicóticos en pies y calzado.
Palabras claves:
  • ALTERNATIVAS
  • TERBINAFINA
  • DOSIS
  • RECOMENDACIONES
  • ANTIFUNGICOS
  • DOSIS
  • ELECCION
  • DIAGNOSTICO
  • GRISEOFULVINA
  • UÑAS
  • KETOCONAZOL
  • HIGIENE
  • ITRACONAZOL

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.