Sesión Bibliográfica Semanal. 01 de Enero de 1997 (8)

La enfermedad de Alzheimer llega a afectar al 10% de la población mayor de 65 años y a cerca del 50% de la mayor de 85. Las lesiones cerebrales más características son las placas seniles y los ovillos neurofibrilares. Actualmente los fármacos utilizados, como la tacrina, actúan reponiendo la pérdida de actividad colinérgica característica de la enfermedad. La profundización en los mecanismos bioquímicos y los factores que desencadenan la enfermedad abren la puerta a nuevas posibilidades de actuación terapéutica. En la actualidad son muchas las sustancias que se encuentran en distintas fases de investigación, algunas como la velnacrina, el donepezilo, son inhibidores de colinesterasas, otras son agonistas muscarínicos como la xanomelina. Otros fármacos como nootropos, estrógenos, selegilina, etc., se ha visto que pueden disminuir potencialmente la progresión de la enfermedad. Nuevas estrategias terapéuticas las constituyen los antioxidantes, quelantes del aluminio y antiinflamatorios. Dado que los nuevos fármacos capaces de enlentecer la progresión de la enfermedad son altamente eficaces en la fase preclínica, es muy importante el diagnóstico precoz de la demencia.
Palabras claves:
  • ESTRóGENOS
  • SELEGILINA
  • VELNACRINA
  • QUELANTES
  • DONEPEZILO
  • ANTIINFLAMATORIOS
  • TACRINA
  • ANTIOXIDANTES
  • XANOMELINA

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.