Sesión Bibliográfica Semanal. 01 de Enero de 1997 (8)

La neumonía adquirida en la comunidad es una infección asociada a una elevada morbilidad y mortalidad, entre cuyos factores de riesgo destacan: edad avanzada, enfermedades crónicas, malnutrición, uso previo de antibióticos, inmunosupresores, tabaquismo e inmovilización. Encontramos diversos agentes causales: la neumonía neumocócica causada por Streptococcus pneumoniae, la neumonía bacteriana típica causada fundamentalmente por Haemophilus influenzae ó Moraxella catarrhalis, y la neumonía bacteriana atípica, causada normalmente por Mycoplasma pneumoniae, Chlamydia pneumoniae o Coxiella burnetti. También se pueden producir brotes epidémicos de Legionella pneumophila y con menor frecuencia aparecer neumonías causadas por Staphylococcus aureus y por bacilos gram negativos. La dificultad para establecer a tiempo un diagnóstico etiológico hace que el tratamiento antibiótico sea empírico, y que se deba instaurar lo antes posible. Habrá que tener en cuenta las variaciones etiológicas y las resistencias propias de cada zona que pueden modificar los patrones de tratamiento preestablecidos. Si a los 3-4 días no se observa mejoría se debe realizar una reevaluación del paciente y plantear un tratamiento alternativo. El tratamiento de elección ante la sospecha de neumonía neumocócica, leve o moderada debería ser amoxicilina oral (1g/8horas), mas clavulánico si es de etiología dudosa, pues aumentamos su espectro de actividad, teniendo como alternativa a la cefuroxima o los macrólidos. Los macrólidos constituyen el tratamiento de elección en caso de sospecha de neumonía atípica, añadiéndose amoxicilina-clavulánico si no se pueden excluir otros agentes como neumococos o H. influenzae.
Palabras claves:
  • DOSIS
  • AMOXICILINA
  • CEFUROXIMA
  • AMOXICILINA-CLAVULÁNICO
  • DIAGNÓSTICO
  • MACROLIDOS
  • ANTIBIÓTICOS

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.