Sesión Bibliográfica Semanal. 01 de Enero de 1997 (8)

Los fármacos indicados para la depresión se seleccionan muchas veces por los efectos adversos que pueden presentar. Los antidepresivos pueden tardar hasta seis semanas en hacer su efecto. Los inhibidores selectivos recaptadores de serotonina (ISRS; fluoxetina, sertralina, paroxetina) han sustituido a los antidepresivos tricíclicos (imipramina) y a los inhibidores de la monoamino oxidasa (IMAO; fenelzina, tranilcipromina) debido a que presentan efectos adversos más tolerables. La venlafaxina parece ser tan eficaz como un ISRS. La anfebutamona puede ser eficaz en algunos pacientes; otros fármacos de interés son la nefazodona, la mirtazapina y la trazodona. Algunos expertos añaden litio a la terapia con efecto potenciador para aumentar la respuesta antidepresiva. Los efectos adversos de los ISRS más frecuentes son náuseas, cefalea, nerviosismo, insomnio, fatiga y disfunción sexual. Al iniciar el tratamiento aparece insomnio, aunque puede disminuirse este efecto si se inicia con dosis bajas. La paroxetina presenta efectos anticolinérgicos leves. Si se interrumpe el tratamiento aparecen síntomas de abstinencia. Los efectos antidepresivos tricíclicos pueden causar efectos anticolinérgicos (retención urinaria, estreñimiento, visión borrosa, xerostomía), hipotensión ortostática, aumento de peso, sedación, confusión.
Palabras claves:
  • SERTRALINA
  • TRANILCIPROMINA
  • FLUOXETINA
  • PAROXETINA
  • TRICÍCLICOS
  • NEFAZODONA
  • IMIPRAMINA
  • ANFEBUTAMONA
  • VENLAFAXINA
  • MIRTAZAPINA
  • IMAO
  • FENELZINA
  • TRAZODONA

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.