Sesión Bibliográfica Semanal. 01 de Enero de 1997 (8)

Las "ampollas" en general son provocadas por roces importantes de la piel con diversos objetos (zapatos, calcetines, guantes, herramientas, etc.). Unos médicos militares americanos han realizado una síntesis de los ensayos dedicados a la prevención y tratamiento de las ampollas de los pies. De ellos se desprende que de todos los métodos propuestos para prevenir la formación de ampollas (polvos secantes, plantillas, zapatos y calcetines de calidad, curtido de la piel, apósitos hidrocoloides), no existe ninguno que haya demostrado indiscutiblemente su eficacia. No obstante, algunos estudios comparativos sugieren que el uso de plantillas de neopreno o de calcetines de fibras acrílicas podría reducir la incidencia de las ampollas en los pies. En cuanto al tratamiento, la evacuación precoz del contenido de la ampolla (por ej. con una aguja y un hilo de coser dejado en el sitio) disminuye el dolor y parece reducir la incidencia de infecciones. Según los autores del ensayo, el mejor vendaje es el apósito natural constituido por la capa superficial de la ampolla. No obstante, si ésta se rompe, es mejor retirarla y tratar la ampolla como una llaga. Se han propuesto los apósitos hidrocoloides (tipo COMFEEL° ) para acelerar la cicatrización, pero no está determinada su utilidad real para el tratamiento de las ampollas.
Palabras claves:
  • RECOMENDACIONES
  • CONSEJOS
  • EVALUACION
  • EFICACIA

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.