Sesión Bibliográfica Semanal. 01 de Mayo de 2009 (114)

Desde la aprobación de la bacteria Gram-Clostridium botulinum formada por la toxina botulínica (TB) durante la década de los 70, en las últimas tres décadas, la toxina botulínica se ha convertido en una terapia estándar en neurología y ha protagonizado un importante desarrollo de fármacos en muchas otras disciplinas médicas como el tratamiento de determinadas formas de espasticidad, para el tratamiento de la hiperhidrosis axilar e incluso en medicina estética para la corrección del contorno de ojos habiendo demostrado en estas y otras indicaciones, una buena eficacia.Entre las aplicaciones más recientes incluyen el BT-A-Intradetrusor de inyección para el tratamiento de vejiga hiperactiva. También se está estudiando un posible beneficio de la toxina botulínica A como profiláctico en migraña pero todavía no es seguro para valorarlo.
Palabras claves:
  • BOTOX
  • Toxina botulínica
  • Botulismo
  • espasticidad
  • migraña

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.