Sesión Bibliográfica Semanal. 01 de Enero de 1997 (8)

Es sabido que la corticoterapia sistémica expone al peligro de cataratas. El estudio realizado en Australia con el nombre de Blue Mountain Eye Study com-probó que dicho riesgo existe también en el caso de que se realice una corticoterapia por inhalación, como en el caso del asma. Durante este estudio se realizaron exámenes oftalmológicos a 3.654 personas entre 49-97 años. Mediante un cuestionario se reunió información sobre tratamientos precedentes, diabetes, hipertensión o tabaquismo. También se pudo detectar si los pacientes se habían expuesto con exceso anteriormente a los rayos UV basándose en exámenes dermato-lógicos. En el momento del estudio, 164 personas estaban inhalando regularmente corticoides (beclometasona: 103; budenosido: 66; beclometasona + budenosido : 5) y 206 personas los habían inhalado anteriormente. Este estudio demostró la existencia de un riesgo mayor de cataratas en los pacientes que inhalaban (o habían inhalado con regularidad) corticoides, en relación a los pacientes que no habían empleado nunca dicha terapia. La frecuencia aumentaba según la dosis y duración del tratamiento. Se supone que los corticoides provocan una acumulación de agua y aglutinación de proteínas, por inhibición de la bomba de Na/K del cristalino. Por esta razón, los pacientes tratados con corticoides por inhalación tendrían que someterse regularmente a exámenes de la vista.
Palabras claves:
  • MONITORIZACION
  • ASMA
  • EFECTOS-ADVERSOS
  • DOSIS

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.