Sesión Bibliográfica Semanal. 01 de Enero de 1997 (8)

La tuberculosis sin tratamiento representa un mayor riesgo para la mujer embarazada y para el feto de lo que supone el tratamiento de la enfermedad. Salvo la estreptomicina, que se debe evitar durante el embarazo por su ototoxicidad para el feto, no existe contraindicación absoluta durante el embarazo para los demás medicamentos de primera línea (isoniazida, rifampicina, pirazinamida y etambutol) por ello durante la gestación se puede utilizar la pauta inicial de la tuberculosis. Los medicamentos antituberculosos pasan en escasa proporción a la leche materna, no estando contraindicada su utilización durante la lactancia. La concentración que se alcanza en la leche materna no puede considerarse efectiva como tratamiento o profilaxis para el recién nacido. Debe realizarse quimioprofilaxis con isoniazida en aquellas embarazadas en la que constituya una indicación absoluta (aquellos casos que presentan una elevada probabilidad de desarrollar la enfermedad), mientras que en los casos en que sea una indicación relativa (con una probabilidad de desarrollar la enfermedad menos significativa), la quimioprofilaxis debería posponerse. En las embarazadas tratadas con isoniazida se recomienda administrar piridoxina para prevenir la neurotoxicidad.
Palabras claves:
  • PIRAZINAMIDA
  • PIRIDOSINA
  • ISONIAZIDA
  • PROFILAXIS
  • ADMINISTRACIÓN
  • ASOCIACIONES
  • RIFAMPICINA
  • DURACIÓN
  • RIESGOS
  • ETAMBUTOL

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.