Sesión Bibliográfica Semanal. 01 de Enero de 1997 (8)

La lamotrigina es un anticonvulsivo indicado, como segunda elección, para el tratamiento de las epilepsias refractarias a las terapias habituales, asociado con un antiepiléptico clásico. El perfil de efectos adversos de la lamotrigina es parecido a los demás anticonvulsivos. No obstante, ésta puede provocar erupciones cutáneas, ocasionalmente graves. Con la lamotrigina se han dado casos de síndrome de Lyell o de Stevens-Johnson. Un informe británico de farmacovigilancia calcula la incidencia de estos efectos en un 5-10%. Dichos efectos aparecen durante las 6 primeras semanas de tratamiento, con una tasa de 1/1.000 efectos adversos graves. Una comunicación reciente de Glaxo Wellcome confirma estas observaciones. Según esta comunicación, la mayoría de los casos se presentan al principio del tratamiento (2-8 semanas). Los factores correlativos al riesgo de erupción cutánea son principalmente: el uso de posologías altas y no respetar el aumento progresivo de las dosis al principio del tratamiento, así como también la toma concomitante de ácido valproico ( DEPAKINE° ), que aumenta de manera importante la semivida de la lamotrigina. Hay que recordar que la lamotrigina no está indicada para los menores de 12 años. Este límite de edad debería respetarse estrictamente, ya que la incidencia de efectos secundarios cutáneos es más elevada en los niños (1/300-1/100).
Palabras claves:
  • NIÑOS
  • VALPROICO
  • TOXICODERMIA
  • TOXICIDAD
  • INTERACCIONES

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.