Sesión Bibliográfica Semanal. 01 de Enero de 1997 (8)

El herpes labial es provocado por el herpes virus de tipo 1. La primoinfección suele producirse durante la infancia y se manifiesta en forma de gingivoestomatitis aguda que evoluciona favorablemente en 1-2 semanas. El virus permanece en el organismo y es el responsable, en la edad adulta, de accesos de herpes labial recurrentes. La prevalencia de estos últimos es de 15-30% en la población general, con una media de 2 episodios por año. No se conocen con exactitud los factores desencadenantes, aunque puede atribuírse al sol, al resfriado y a la fiebre. En fase prodrómica, el acceso se manifiesta por parestesias y sensaciones de quemazón. Al cabo de una horas aparece sobre los labios y la piel del entorno una mancha roja, que se cubre rápidamente de ampollas. Algunos días más tarde las ampollas se revientan y se forma una costra amarillenta que cae sin dejar cicatrices. El acceso dura 8-10 días y es contagioso hasta el momento de la aparición de la costra. El paciente puede identificar fácilmente el herpes labial que no debe confundirse con otros trastornos dermatológicos (forúnculo, impétigo, etc.). El tratamiento consiste en no tocar las lesiones y en utilizar antisépticos cutáneos. Si los síntomas no mejoran, es necesaria una consulta médica.
Palabras claves:
  • ANTISEPTICOS
  • ADULTOS
  • CONTAGIO
  • NIÑOS
  • TRANSMISION

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.