Sesión Bibliográfica Semanal. 01 de Enero de 1997 (8)

Se considera síndrome de colon irritable el dolor abdominal contínuo o recurrente de al menos tres meses de evolución que revierte con la defecación o se asocia a un cambio en la consistencia o frecuencia de las heces. Debe cumplir 2 de los siguientes criterios: - alteración de la frecuencia de defecación - alteración de la consistencia de las heces - alteración del tránsito fecal (urgente, evacuación incompleta...) - evacuación de moco - hinchazón abdominal El tratamiento del colon irritable no es fácil. El aspecto más importante es el psicológico, el apoyo al paciente. El 40 al 70% de los pacientes mejora con placebo. Un pequeño subgrupo poseen sensibilidad a algún alimento, como intolerancia a la lactosa, y la terapia se basa en eliminar estos productos. El tratamiento farmacológico debe dirigirse a los síntomas más molestos. En caso de estreñimiento se recomienda incrementar la ingesta de fibra, con arroz integral, pasta, verduras herbidas e incrementar la ingesta de líquidos. Se pueden administrar laxantes incrementadores de bolo (ispágula, 2 veces al día) y lubricantes (docusato sódico, 100-200 mg/12h). Si predomina la diarrea se recomienda disminuir la ingesta de grasa, te café y reducir el tabaco. Los fármacos más útiles son los que disminuyen la motilidad (loperamida, 2 mg, máximo 4 veces al día y codeína, 30 mg/8h). Para el tratamiento de los espasmos y el dolor se recomienda reducir el té y el café. Podemos añadir espasmolíticos antimuscarínicos (Buscapina®, 20 mg/6h) o antidepresivos (amitriptilina, 50 mg por la noche).
Palabras claves:
  • ESPASMOLÍTICOS
  • LOPERAMIDA
  • DIETA
  • FIBRA
  • PLACEBO
  • LAXANTES
  • LACTOSA
  • DOSIS
  • CODEÍNA.
  • PSICOTERAPIA
  • INTOLERANCIA
  • ANTIDEPRESIVOS

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.