Sesión Bibliográfica Semanal. 01 de Enero de 1997 (8)

La exposición al sol a menudo es beneficiosa para la psoriasis, al igual que todas las terapias con radiaciones ultravioleta. Antes de la exposición UV, el paciente debe eliminar la descamación mediante baños o emolientes y aplicar una fina capa de emoliente. Deben protegerse las áreas no afectadas y los genitales. El tiempo de exposición debe regularse para conseguir un enrojecimiento mínimo y evitar las quemaduras. Las radiaciones UV-A son menos efectivas que las UV-B. El tratamiento con UV debe realizarse al menos 3 veces por semana. Cuando desaparecen las lesiones se aconseja descansar de 2 a 4 meses. Los riesgos de las radiaciones son las quemaduras, el envejecimiento de la piel y el cáncer cutáneo. Los riesgos parecen mayores en niños y en las áreas de la cara y los genitales, por ello se recomienda protegerlas. La asociación de psoralenos por vía oral incrementa el efecto de las radiaciones solas. Esta asociación (PUVA), se reserva para aquellos pacientes en que la terapia tópica y UVB son inefectivas o no pueden realizarse. Ver fichas: Psoriasis. ""Tratamiento sistémico de la psoriasis"" y ""Tratamiento tópico de la psoriasis""
Palabras claves:
  • RIESGOS
  • PSORALENOS
  • PUBA
  • UVA
  • EMOLIENTES
  • UVB

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.