Sesión Bibliográfica Semanal. 01 de Enero de 1997 (8)

Los pacientes con hipotiroidismo deben tratarse con tiroxina (T4) por vía oral. Aunque la tri-iodotironina (T3) es más activa, el tiroides produce un 90% de T4. La dosis habitual de tiroxina es 10-15 mcg/Kg en niños y 1.6 mcg/Kg en adultos. Los adultos jóvenes hipotiroideos deben iniciar tratamiento con 50-100 mcg/día de tiroxina, con incrementos de 50 mcg cada 4-6 semanas. Los síntomas del hipotiroidismo pueden tardar varias semanas en desaparecer después de iniciado el tratamiento. En los pacientes ancianos el tratamiento con T4 puede exacerbar una fibrilación auricular o una isquemia cardíaca subyacente. Por ello en pacientes que padezcan alteración cardíaca o ancianos que pudieran padecerla se recomienda iniciar tratamiento con 25 mcg diarios y realizar incrementos de 25 mcg cada varias semanas. En caso de coma, debe administrarse T3 por vía intravenosa. La monitorización de la terapia con tiroxina se basa en el control plasmático de la concentración de tirotropina, cuando ésta se encuentra en el margen de referencia la T4 suele estar en la parte superior de su margen o ligeramente por encima. La semivida de la tirotropina es de 10 días, esto significa que los cambios de dosis de T4 se reflejan muy lentamente en el nivel de tirotropina. Por ello no se recomienda hacer cambios de dosis ni control de niveles de tirotropina en intervalos menores de 4-6 semanas. Habitualmente la dosis de T4 es estable y se requiere control sérico de tirotropina una vez al año. Durante el embarazo puede ser necesario incrementar las dosis de T4 unos 50 mcg/día, realizar controles trimestrales y volver a disminuir la dosis después del parto.
Palabras claves:
  • RIESGOS
  • TRIIODOTIRONINA
  • EMBARAZO
  • TIROXINA
  • TIROTROPINA
  • ADMINISTRACIÓN
  • DOSIS

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.