Sesión Bibliográfica Semanal. 01 de Enero de 1997 (8)

El tratamiento antibiótico para la infección por Helicobacter pylori sin fármacos antisecretores y, en algunos pacientes sin bismuto, cicatriza la úlcera duodenal, y cuando la infección se erradica, la úlcera permanece cicatrizada. Aunque los fármacos antisecretores alivian la mayoría de los síntomas de la úlcera péptica, para muchos pacientes la erradicación del Helicobacter pylori conlleva una mejor calidad de vida. Hay pocos antibióticos clínicamente efectivos en la erradicación del Helicobacter pylori. Se vuelve rápidamente resistente a monoterapia antibiótica. La administración de un inhibidor de la bomba de protones (omeprazol, lansoprazol) o un antihistamínico H2 (ranitidina) con 2 antibióticos (combinando metronidazol, claritromicina o amoxicilina) consiguen una erradicación del 85%. La máxima frecuencia de erradicación parece que se consigue con omeprazol (20 mg), Amoxicilina (1g) y claritromicina (250-500 mg), todos dos veces al día, durante 7-10 días. En caso de fracaso se aconseja cambiar de antibióticos y añadir bismuto. Hay que tener en cuenta el riesgo de efectos adversos, mayores con metronidazol, y de interacciones. La claritromicina puede interaccionar con cisaprida, teofilina, terfenadina, warfarina, carbamazepina y digoxina.
Palabras claves:
  • OMEPRAZOL
  • RANITIDINA
  • CLARITROMICINA
  • DOSIS
  • AMOXICILINA
  • INTERACCIONES
  • METRONIDAZOL

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.