Sesión Bibliográfica Semanal. 01 de Enero de 1997 (8)

No existe ningún tratamiento ni farmacológico ni de ningún otro tipo que cure el autismo y muchos pacientes autistas no requieren medicación. Sin embargo, los psicótropos pueden ser útiles en algunos síntomas específicos. Los estimulantes (metilfenidato y pemolina) están indicados en el déficit de atención e hiperactividad. Sus efectos adversos son: irritabilidad, agresividad, tics e insomnio. Los beta-bloqueantes (propranolol) y alfa-2-agonistas (clonidina) son útiles para tratar la agresividad. Sus efectos adversos son: depresión, somnolencia, hipotensión y boca seca. Los antidepresivos (fluoxetina, clomipramina...) se usan para tratar la depresión, agresividad, rigidez y obsesión. Como efectos adversos pueden alterar el sueño, provocar sequedad de boca, constipación y agitación. Los antidopaminérgicos (haloperidol, tioridazina, clorpromazina, pimozina) están indicados en la agresividad y actitud destructiva. Producen sedación, distonía, parkinsonismo, y disquinesia. Para el tratamiento de la ansiedad es útil administrar buspirona. Presenta sedación y síntomas gastrointestinales. La naltrexona (antagonista opiáceo) es útil en el tratamiento de la actitud autodestructiva. Los estabilizadores (litio, ácido valproico, carbamazepina) se usan para tratar la agresividad y alteraciones emotivas. Sus efectos adversos son: temblor y debilidad. Precisan control de los niveles plasmáticos. Si existe epilepsia o EEG epileptiforme asociados al autismo se usan los anticonvulsivantes o glucocorticoides.
Palabras claves:
  • SÍNTOMAS
  • METILFENIDATO
  • HALOPERIDOL
  • PROPRANOLOL
  • TIORIDAZINA
  • LITIO
  • CARBAMAZEPINA
  • VALPROICO
  • NALTREXONA
  • CLONIDINA
  • CLORPROMAZINA
  • PEMOLINA
  • INDICACIONES
  • ANTIDEPRESIVOS
  • BUSPIRONA

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.