Sesión Bibliográfica Semanal. 01 de Enero de 1997 (8)

Los IECA pueden tener un efecto contra la aterosclerosis por varios posibles mecanismos: reducción de la presión sanguínea, efecto antiproliferativo y antimigratorio de las células musculares vasculares, neutrófilos y monocitos, restauración de la función endotelial, estabilización de la placa lipídica, efectos antiplaquetarios y potenciación de la fibrinolisis endógena. Numerosos estudios han demostrado la reducción de la mortalidad y morbilidad con el uso de IECAs en insuficiencia ventricular izquierda e infarto agudo de miocardio. Se observa una reducción de alteraciones coronarias, aunque no ha sido en ningún caso el primer objetivo del estudio y por lo tanto no se puede concluir el efecto preventivo de accidentes coronarios. Este efecto preventivo puede deberse solamente a la mejoría de la insuficiencia cardíaca y de la hipertensión y no a la mejora de la aterosclerosis. Todo aquel paciente con hipertensión o fallo cardíaco asociado a aterosclerosis coronaria puede beneficiarse del uso de IECAs. Las dosis no están definidas. Debe evaluarse la respuesta y tolerancia individual.
Palabras claves:
  • ATEROSCLEROSIS
  • EFICACIA
  • CORONARIOPATIAS
  • PREVENCION

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.