Sesión Bibliográfica Semanal. 01 de Enero de 1997 (8)

Los antiinflamatorios no esteroideos, son un recurso terapéutico habitual en el tratamiento de las lesiones de tejidos blandos, que incluyen patologías de músculos, tendones, fascias, ligamentos y lesiones de pequeños vasos. Su empleo en estas situaciones pretende reducir el dolor y la inflamación. Un segundo campo de frecuente utilización son los dolores osteoarticulares en muchos casos no muy bien definidos y de difuso diagnóstico. Los AINEs figuran entre los fármacos más prescritos. Su utilización suele ser por vía oral, pero a pesar de las dudas existentes, no es infrecuente su empleo por vía tópica. En general los AINEs por vía tópica parecen alcanzar concentraciones elevadas en la piel y tejidos superficiales adyacentes al lugar de administración, sin diferencias relevantes entre ellos, pero no son capaces de penetrar en el líquido articular por esta vía, alcanzando éste por vía sistémica y en concentraciones en las que es de esperar una mínima actividad farmacológica. En conjunto, la administración de estos fármacos parece bastante segura y la frecuencia con que se desarrollan efectos indeseables parece bastante baja. Sin embargo, su seguridad no es absoluta, y en ocasiones pueden originar efectos indeseables como asma, dispepsia, náuseas y diarrea. Una razón aducida con frecuencia para emplear estos fármacos es el efecto beneficioso que puede derivarse del masaje sobre la zona afectada. No obstante, este mismo efecto puede conseguirse con alternativas menos costosas y más seguras. En definitiva los AINEs tópicos ofrecen un beneficio dudoso y marginal, y si verdaderamente se requiere un efecto analgésico/antiinflamatorio, no reemplazan ni suplementan a los AINEs orales.
Palabras claves:
  • ALTERNATIVAS
  • AINES
  • EFICACIA
  • EFECTOS-ADVERSOS
  • INDICACIONES

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.