Sesión Bibliográfica Semanal. 01 de Enero de 1997 (8)

La prevención secundaria de la cardiopatía isquémica presenta la ventaja de que los pacientes están más motivados, lo que facilita el cumplimiento de las medidas preventivas. Dado el elevado riesgo de muerte y de reinfarto que presentan estos pacientes, pequeñas reducciones en los factores de riesgo producen reducciones sustanciales dichos riesgos. En los pacientes coronarios se recomienda una reducción del colesterol LDL por debajo de 100 mg/dL, bien mediante dieta o tratamiento farmacológico (que esta indicado de entrada en pacientes con LDL mayor de 130 mg/dL) El control de la hipertensión se considera importante en la prevención secundaria. Los fármacos de elección para el tratamiento de la hipertensión en enfermos postinfarto son los b bloqueantes sin actividad intrínseca propia. También son útiles en estos casos los IECA. Otra de las medidas más importante en la prevención secundaria en pacientes que han sufrido un infarto agudo de miocardio es el abandono del habito de fumar. Al igual que en la prevención primaria el ejercicio es un factor de protección coronaria, especialmente mediante ejercicios aerobios. La realización de ejercicio físico, además de producir una rehabilitación cardiaca da lugar a una disminución de la ansiedad y de la depresión, factores que por otra parte se dan muy a menudo en los pacientes durante el primer año postinfarto.
Palabras claves:
  • COLESTEROL
  • PREVENCION
  • HIPERTENSION
  • EJERCICIO
  • DIETA
  • TABAQUISMO
  • IECA
  • RECOMENDACIONES

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.