Sesión Bibliográfica Semanal. 01 de Enero de 1997 (8)

Los inhibidores del enzima convertidor de angiotensina presentan un papel importante en el tratamiento de la disfunción ventricular izquierda post infarto, cuya función determina la supervivencia tras el infarto. Existen estudios realizados con captopril y ramipril de los que se deduce que los IECA mejoran la supervivencia postinfarto, especialmente en los pacientes con insuficiencia cardiaca congestiva y los que tienen disfunción ventricular izquierda asintomática. La terapia con salicilatos como antiagregantes plaquetarios ha demostrado una reducción del riesgo de muerte y reinfarto. Esta reducción no se ha demostrado en pacientes tratados con dipiridamol ni sulfinpirazona solos. Por ello se recomienda que a todos los pacientes con historia previa de infarto de miocardio, deberían recibir de 75 a 325 mg de aspirina al día. Los estudios realizados sobre la administración de nitratos tras un infarto agudo de miocardio no han demostrado que dicha practica produzca ningún efecto beneficioso clínicamente relevante. Los digitálicos si presentan una utilidad indudable para el tratamiento de la fibrilación auricular que ocasionalmente se produce en el transcurso de un infarto agudo de miocardio. En cuanto a los estrógenos, que han mostrado una disminución de los infartos en mujeres postmenopáusicas, aun no han demostrado su utilidad en los pacientes infartados.
Palabras claves:
  • ANTIAGREGANTES
  • ESTROGENOS
  • RIESGOS
  • IECA
  • RECOMENDACIONES
  • NITRATOS
  • ASPIRINA
  • COMPLICACIONES
  • DIGITALICOS
  • INDICACIONES
  • EFICACIA

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.