Sesión Bibliográfica Semanal. 01 de Enero de 1997 (8)

Para mejorar la calidad de vida en las personas que sufren insomnio se deben realizar intervenciones educacionales, psicológicas y a menudo, farmacológicas. (Ver ficha: El insomnio. Recomendaciones farmacológicas) Intervenciones educacionales y psicológicas: Es esencial educar a los pacientes acerca de los tipos de comportamiento que alteran el sueño y estabilizan el ritmo sueño-alerta. Los pacientes deben aprender a ir a la cama sólo para dormir y para practicar el sexo, no para leer, ver la televisión…si en 15-20 minutos no consiguen dormir, se recomienda levantarse e ir a otra habitación, leer, evitar ver la televisión y volver a la cama cuando se inicie el sueño. Los pacientes deben levantarse cada día de la cama a la misma hora, independientemente del tiempo que se haya dormido. No se recomienda hacer siesta ni dormir durante el día, y si ello fuera necesario, un sueño de 30 minutos por la mañana es el que altera menos en sueño nocturno. El control del tiempo y de los estímulos debe complementarse con prácticas saludables que pueden colaborar a mejorar el insomnio: como realizar ejercicio físico, control de la dieta y uso de sustancias estimulantes, y control de factores ambientales como luz, ruido y temperatura. Existen técnicas más especializadas que incluyen técnicas de relajación y psicoterapia que han demostrado ser beneficiosas a largo plazo.
Palabras claves:
  • RECOMENDACIONES
  • RELAJACIÓN
  • CONSEJOS
  • EDUCACION
  • PSICOLOGIA

NewsLetter de abstracts redactados por expertos del programa y con la colaboración de profesionales de la salud que trabajan en diferentes ámbitos asistenciales.